Con motivo del Día Mundial de la lucha contra el Sida que se celebra el 1 de diciembre, la Junta de Castilla y León pone el acento en el respeto y la prevención.

El «Día Mundial del Sida», instituido por la Organización Mundial de la Salud en 1987, proporciona una importante oportunidad para reforzar el interés por el VIH/sida en el conjunto de la sociedad, atendiendo a la difusión de mensajes de solidaridad, normalidad, tolerancia y no discriminación en torno a esta enfermedad.

Este año, con motivo de la celebración de este día, Naciones Unidas nos recuerda la importancia de las comunidades  en la respuesta al sida a nivel local, nacional e internacional.

Las personas con infección por VIH continúan expuestas a situaciones de discriminación. En este sentido la información es un elemento clave.

La enfermedad

El sida (Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida) es una enfermedad transmitida por un retrovirus, el virus VIH (Virus de la Inmunodeficiencia Humana). Este virus ataca las defensas (sistema inmune) del organismo y las va destruyendo progresivamente, de forma que con el tiempo las personas infectadas tienen mayor predisposición a padecer infecciones graves o tumores. Muchas personas no saben que están infectadas, porque los síntomas pueden no aparecer hasta varios años después de haberse infectado. Cuando aparecen estas infecciones o tumores, se dice que se tiene sida. Antes de que aparezcan, se dice que se está «infectado».

Cualquier persona puede infectarse, si se comparten objetos contaminados (jeringuilla, cepillo de dientes, cuchilla de afeitar, etc.), si se han realizado perforaciones de piel (piercing, tatuajes, acupuntura, etc.) con material no esterilizado o que no sea de un solo uso o si se practica sexo oral, vaginal o anal, sin preservativo con una persona infectada o de la que desconoce su situación.

Conviene, además, recordar que el VIH/sida no se transmite en ningún caso por: besos, abrazos, caricias, darse la mano o tocarse. Tampoco a través de lágrimas, sudor, saliva, tos, estornudos, ni por compartir objetos de uso común (teléfonos, cubiertos,…), ropa o alimentos, duchas, los lavabos o WCs, piscinas, instalaciones deportivas, centros laborales, colegios establecimientos públicos o cualquier otro lugar. Tampoco entraña riesgo de contagio donar o recibir sangre en países, como el nuestro, en el que estos procesos están adecuadamente controlados.

El VIH/sida en Castilla y León

Desde que se diagnosticó el primer caso de sida en Castilla León en el año 1982 y hasta el 15 de junio de 2019 se han diagnosticado y asignado a Castilla y León 3.177 casos de sida. Continuando la tendencia descendente iniciada a mediados de la década de los 90, gracias a la generalización de los tratamientos antirretrovirales y del uso del preservativo. Desde el año 2003 se mantiene una tendencia descendente. El número de casos de sida se mantiene estos últimos años: en 2016 con 13 casos nuevos, con 22 casos en 2017 y 15 en 2018.

La provincia de Castilla y León que presenta mayor número de casos, es Valladolid con 848, seguida de León con 490. Al calcular la tasa acumulada por 100.000 habitantes, la provincia con mayor tasa es Palencia con 188,23 casos por 100.000 habitantes, seguida por Valladolid, Salamanca y Burgos.

La Administración regional dedica, además de la atención asistencial, un amplio conjunto de actuaciones socio-sanitarias destinadas a la prevención y al apoyo de la participación ciudadana y del voluntariado social frente al VIH/sida

Un Lazo contra el Sida

El Ayuntamiento de Zamora luce un gran lazo rojo en su fachada principal que el domingo se iluminará de ese mismo color con motivo del Día Mundial de la Lucha contra el Sida. El lazo rojo es un símbolo de solidaridad con quienes padecen la enfermedad y de concienciación social sobre los problemas del VIH, y quienes lo portan hacen patente su compromiso para informarse, comprometerse y actuar frente a la epidemia.