Tras los temporales de nieve y frío de la semana pasada, le toca el turno a la lluvia. De la mano de los conocidos como vientos ábregos, procedentes del oeste y cargados de humedad, llegan a la península dos borrascas que dejarán importantes cantidades de la siempre necesaria lluvia.

Las dos borrascas afectarán a la provincia de Zamora, donde está previsto que en los próximos tres o cuatro días dejen importantes cantidades de lluvias.

Las temperaturas, al menos las diurnas, serán más suaves que las de estos días.

Las lluvias se prolongarán, al menos, hasta el final de la semana.