Isabelita de Jerez, cuya figura en el mundo del flamenco está siendo rescatada del olvido, protagonizó este sábado el homenaje que le han rendid las ciudades de Zamora y Jerez. La cantaora jerezana, que murió repentinamente cuando actuaba en el Nuevo Teatro de Zamora con Pastora Imperio y mientras descansaba en la pensión Cuatro Naciones, en la Plaza de San Miguel, será en los próximos días objeto de conferencias, conciertos y la grabación de un programa de radio dedicado a su cante y su vida.

Desde este sábado, por el momento, una placa con su nombre y una breve reseña de su triste historia recuerda su paso por Zamora y su trágica muerte en la pensión de la capital.
En el acto de descubrimiento de la placa estuvo esta mañana el teniente de alcalde del Ayuntamiento de Jerez, Francisco Camas, que aseguró sentirse “emocionado” por el tratamiento que a la figura de la cantaora Isabelita de jerez e le ha dado por parte de la ciudad de Zamora.

Camas afirmó que desde ahora, una “cadena une dos municipios tan alejados como son Jerez y Zamora” gracias a la figura de Isabelita.

El flamencólogo zamorano, José Ignacio Primo, por su parte, destacó la importancia de recuperar la figura de la que fuera gran cantaora jerezana. Un trabajo de investigación que ha durado 30 años, subrayó, y que fructifica en un merecido homenaje con el descubrimiento de una placa en recordatorio de la artista cuyos restos descansan en el cementerio municipal de San Atilano, donde también se realizó un breve acto de reconocimiento.

Un gran concierto de flamenco en el Teatro Principal esta sábado por la noche, con la participación de Jesús Méndez y Melchora Ortega al cante, así como un fin de fiesta en el que intervendrán conocidos bailaores, dará fin a los actos de homenaje de estas ciudades, unidas ahora de norte a sur no solo por la gran afición al flamenco de ambas, sino también por la memoria de esta gran cantaora.