Cayó el Zamarat, pero lo hizo con orgullo y sin bajar los brazos hasta el último minuto. Las naranjas cayeron derrotadas ante un Guernica muy superior, que nunca dio opciones en la cancha y que se mostró intratable durante los 40 minutos del choque.

Al descanso el equipo de Fran García perdía ya por 37 a 25, ventaja que las locales siguieron ampliando hasta superar en los primeros minutos del último cuarto los 30 puntos de ventaja.

La casta de las jugadoras naranjas y su deseo de adecentar el resultado les permitieron llegar al 75 a 49 final.

Lo pronóstico el técnico naranja antes de viajar al País Vasco. Con las lesiones y las bajas por enfermedad de cuatro jugadoras del primer equipo iba a ser “imposible” siquiera competir. Y acertó. Las ausencia de Tamara Seda y Laura Quevedo fueron determinantes.

Curiosamente, la máxima anotadora del partido fue la jugadora del Zamarat Ainhoa López, que con 18 puntos brilló sobre la cancha del Guernica dejando clara que tiene calidad de sobra para jugar en esta competida Liga Femenina.

Dejó buenas impresiones también la australiana Tess Magden, que jugó un buen partido, demostró maneras tanto en el exterior de la zona como cerca del aro. Un buen fichaje si en las próximas semanas se adapta al juego del grupo.