Venía el Burgos Promesas con la vitola de equipo complicado y de calidad. No en vano, los burgaleses son segundos en la clasificación y solo ese dato hacía pensar en un partido difícil para los hombres de David Movilla. Y no fue fácil, no, los rojiblancos, acostumbrados a pasearse ante los rivales en su categoría, apenas fueron capaces de ganar por un corto 1 a 0 ante un Burgos Promesas que nunca dejó de luchar en un Ruta de la Plata donde a pesar del frío y al viento se congregaron más de 1.700 espectadores.

En la primera parte, el Burgos Promesas cerró bien los espacios y no dejó al Zamora CF desplegar su juego habitual. Pocas ocasiones, y las que hubo, falladas por falta de punteróa o acierto rival dejaron el marcador a cero.

Unos primeros 45 minutos que se cerraron no sin cierta polémica, al no sancionar con tarjeta roja un blocaje del portero visitante al atacante rojiblanco. Alex hubiera tenido que coger el camino de los vestuarios por cortar una jugada manifiesta de gol en falta, pero el árbitro no quiso sacar la roja y dejar a los visitantes con diez.

En la segunda parte, en el minuto 61, Piña remató a gol una jugada a balón parado que deshacía un empate a cero muy trabajado por los burgaleses.

Con el gol el equipo visitante adelantó líneas para tratar de conseguir el empate, pero sin fortuna. El Zamora Cf cerró bien la defensa impidiendo a los visitantes batir a Villanueva, que otra vez volvió a los vestuarios imbatido.