La humillante goleada recibida por el Zamora CF este domingo frente al Cristo Atlético supone, por derecho propio, entrar en los anales de la historia rojiblanca como una de las tardes más negras y dañinas de estos 50 años. Ese apabullante 0-4 constituye la mayor goleada recibida en partidos de liga, actuando locales, tanto en el Ramiro Ledesma, en La Vaguada o en el actual Ruta de la Plata.

Es la segunda ocasión desde que se fundó el club en que se recibe un marcador tan contundente en casa y nunca se había dado como tal en las 16 temporadas que se llevan disputando en el Ruta de la Plata. La anterior data del 29 de Noviembre de 1.992, hace ya más de 25 años, cuando la Arandina, también en Tercera División, se imponía por 0-4 en La Vaguada…y repetía resultado en la vuelta, al ganar también por 4-0 en su campo.

Curiosamente, en esa temporada en la que se anotaron más de 100 goles entre liga regular y play-off, el Zamora CF acabó primer clasificado y los arandinos décimos; aquella campaña se recordará, entre otras cosas, por el affaire con el Carballiño gallego en el play-off de ascenso y aquella presunta compra de un partido. Ha pasado un cuarto de siglo desde entonces.

Lo más aproximado a este durísimo resultado cosechado el domingo son sendos y recientes marcadores de 1-4, ambos militando en la recordada Segunda B. El 2 de septiembre de 2012, en la segunda jornada de liga, el Real Avilés se impuso por ese marcador. Más recientemente, hace menos de tres años y en una jornada recordada todavía por más de uno en esta ciudad, el 19 de abril de 2015 el Real Oviedo, apoyado por una masa enfervorizada, cosechó el mismo resultado.

También en el desaparecido estadio de La Vaguada el Zamora CF cayó allí otras dos veces por 1-4, una frente al Valladolid Promesas en liga regular cuando aún no se había puesto ni la cubierta al estadio…y la otra mucho más llamativa y recordada pese al paso del tiempo, el fatídico día del Lalín, cuando ganó de esa manera y chafó el ansiado ascenso de los rojiblancos.

En los terrenos donde hoy se asienta la Ciudad Deportiva, allí se jugaron 20 temporadas, el Zamora CF nunca cayó de forma tan contundente. Hubo eso sí algún 1-4, una con el Real Unión donde despuntaba un juvenil llamado López Ufarte, pero no se llegó a recibir en ningún momento ese 0-4 como el del domingo, que pone un punto de dureza y de sombras oscuras al futuro más inmediato de la entidad rojiblanca.