El Juli, Talavante y Roca Rey protagonizaron esta tarde una entretenida corrida de toros en la plaza de Zamora en una tarde soleada y con una buena entrada en el coso zamorano. Los tres toreros tocaron pelo, todos se llevaron una oreja de sus respectivos astados, aunque ninguno consiguió abrir la puerta grande.

En el coso zamorano se lidiaron toros de El Pilar, de buenas hechuras pero escasos de fuerzas y sin ofrecer una excesiva sensación de peligro.

El Juli, voluntarioso como siempre, se ganó el favor del público en su primer ejemplar, aunque la mala ejecución de la suerte final le privó de un reconocimiento mayor. La oreja se la ganó con el cuarto, con el que estuvo más centrado y mejor en todos los tercios.

Talavante protagonizó una faena de más a menos, terminando con una oreja en su mano, cuando de seguir como al principio podía haber abierto la puerta grande.

Roca Rey, el torero más esperado, poco pudo hacer con un primer toro sin casta y que se escondía en las tablas. Tuvo que esperar el joven torero a su segundo para conseguir su premio gracias una tarea más completa y del agrado del respetable.