Se pone este Domingo de Resurrección punto y final a la Semana Santa 2018 y se cierra con una casi total ausencia de incidentes. Así lo ha destacado esta mañana el subdelegado del Gobierno en Zamora, Gerónimo García Bermejo, para quien la Pasión ha sido especialmente tranquila y solo ha habido que registrar el robo en una vivienda y una persona herida por el desprendimiento de una piedra durante una procesión.

García Bermejo ha subrayado también la incidencia que tuvo la lluvia y el frío en el macrobotellón del Jueves Santo, “que se vio muy reducido” y que apenas provocó unas pocas quejas por jóvenes que se refugiaron en algunos portales o bajo los aleros de las casas.

El subdelegado lamentó también la suspensión de dos procesiones por la lluvia y confesó que ya está “esperando por la próxima Semana Santa”.