Se trata de una zona declarada Lugar de Interés Comunitario

Tras haber iniciado hace unos días las empresas Iberdrola y Buhersa la tala de parte del bosque de ribera ubicado entre la capital zamorana y Carrascal del Duero, desde Unión del Pueblo Leonés (UPL) se han registrado una serie de preguntas en Cortes autonómicas y Senado, mediante las cuales recuerda a Junta y CHD su obligación de velar porque toda tala que se lleve a cabo en esta zona se haga conforme a la legalidad vigente y contando con todos los permisos preceptivos, al ser una zona integrada dentro del Lugar de Interés Comunitario (LIC) «Riberas del Duero y afluentes», que forma parte de la Red Natura 2000.

Y es que, según apuntan los leonesistas, las talas que se están llevando a cabo, al afectar directamente a un Lugar de Interés Comunitario (LIC), se estarían realizando en un entorno protegido por la Ley 42/2007 del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad. En este sentido, desde UPL recuerdan que dicha Ley establece en su artículo 45.2 que «las administraciones competentes tomarán las medidas apropiadas […] para evitar en los espacios de la Red Natura 2000 el deterioro de los hábitat naturales y de los hábitat de las especies, así como las alteraciones que repercutan en las especies que hayan motivado la designación de estas áreas».

Precepto que afectaría a la zona en cuestión, ya que el artículo 45.1 de la Ley 42/2007 declara que las zonas LIC contribuyen de forma apreciable al mantenimiento «del estado de conservación favorable de los tipos de hábitat naturales y los hábitats de las especies de interés comunitario».

Según señalan desde UPL, las talas se habrían iniciado el pasado 12 de mayo en el soto correspondiente a la altura aproximada de la carretera de Carrascal kilómetro 1, donde «comenzaron despejando buena parte de álamos y almendros pertenecientes a zona LIC, estando prevista labores de talado para los próximos días en la zona del río Duero ubicada entre el punto kilométrico de la Carretera de Carrascal 2.5 hasta el regato del Zape, poniendo en grave riesgo el equilibrio de un ecosistema único en la ciudad de Zamora».

Por otro lado, los leonesistas indican que se han llegado a introducir trabajadores y maquinaria de las empresas encargadas de las talas en propiedades privadas (caminos privados) de cara a acceder al bosque de ribera, sin haber realizado ningún tipo de petición a los propietarios de cara a allanar dichos espacios privados, y sin que los mismos hubiesen recibido ninguna notificación al respecto por ninguna otra vía.