La Unión del Pueblo Leonés (UPL) ha hecho pública su intención de elevar a las Cortes Generales la recuperación de la vía férrea Ruta de la Plata, que conllevaría la vuelta del ferrocarril que une el Oeste de España, actualmente cerrado en las provincias de León, Zamora, Salamanca y parte de Cáceres.

La planteada reapertura debería ir precedida, para UPL, de “un estudio técnico que determine qué partes del antiguo trazado podrían aprovecharse para que discurran por el trenes modernos de altas prestaciones, y cuáles deberían rediseñarse, modernizándose y optimizando el trazado”.

Asimismo, los leonesistas señalan que la reapertura supondría “dotar de un equipamiento íntegro a todo el tramo Astorga-Palazuelo, con la modernización de los materiales de la vía, así como integrando todas las medidas de seguridad necesarias y la electrificación de la línea”.

Una reapertura que busca “que todo el Oeste de España vuelva a estar comunicado por ferrocarril, conectándose con ello Salamanca con los puertos de Gijón y Sevilla, y volviendo con ello a verse enlazadas por tren las tres capitales leonesas entre sí, así como las regiones leonesa y extremeña”.

Y es que, para Unión del Pueblo Leonés, “la Ruta de la Plata es una conexión vital no sólo para la Región Leonesa, sino para todo el Oeste de España, actualmente despojado de conexiones ferroviarias norte-sur, y cuya reapertura supondría volver a vertebrarlo, así como que muchas poblaciones importantes de la Región Leonesa (como Béjar, Guijuelo, Alba de Tormes o Benavente) volviesen a tener tren”.

Del mismo modo, los leonesistas señalan que “la reapertura de la Vía de la Plata conllevaría facilitar las conexiones de Salamanca con Galicia por tren, ya que Zamora serviría de nudo ferroviario para enlazar Salamanca y Galicia”. Asimismo, apuntan que “Salamanca volvería a ser un nudo ferroviario entre la línea París-Lisboa y la Ruta de la Plata, ganando en importancia estratégica”.

En definitiva, para UPL “la reapertura de la Vía de la Plata conllevaría que el tejido económico leonés, extremeño, asturiano y andaluz pudiese ser más competitivo, por cuanto supone para el tráfico de mercancías, ayudando a frenar la despoblación que padecemos las tres provincias leonesas.”