UPL señala que las lluvias intensas de este invierno y primavera provocaron las crecidas del rio, afectando a los paseos ribereños en distinta medida y causando daños en los caminos, al arrastrar parte del material arenoso de la superficie. Algo previsible de esperar en situaciones de riadas, pero a lo que no se ha dado solución desde el equipo de gobierno municipal chocando con las reclamaciones que efectuaban sobre el mismo tema, cuando estaban en la oposición.

Así, en algunas zonas de los paseos, desprovisto de un firme medianamente transitable por haberse llevado el rio la capa superficial, se hace difícil caminar. Teniendo en cuenta que las riberas, son frecuentemente utilizadas por los zamoranos, por suponer una vía fresca de comunicación entre barrios de la ciudad, además de discurrir paralelo o compartido con peatones el carril-bici, es de justicia que se proceda a su reparación señala la formación leonesista.

Desde UPL Zamora se pide que se proceda sin más demora a la reparación de los daños causados por el Duero en sus avenidas. Estima además que se hace estrictamente necesaría una intervención, en el paso bajo el puente de Piedra, en su margen derecha, donde la corriente se ha cebado especialmente, encontrándose en un estado lamentable y poco apropiado para la zona especialmente turística en la que se encuentra.