Si el pasado miércoles un portentoso tercer cuarto no le sirvió a Zamarat para ganar ante Cadi, este domingo un último cuarto espectacular le ha servido para remontar un partido trascendental de cara a las aspiraciones de permanencia del conjunto zamorano.

El triunfo de las naranjas sobre el Bembibre, su inmediato perseguidor en la tabla clasificatoria, es una inmejorable noticia para el conjunto zamorano, que cierra el año con  buen sabor de boca y con una sensaciones positivas de cara a lo que queda de temporada. El tercer cuarto de Andorra y los últimos diez minutos de este domingo confirman que este equipo es capaz de ganar a casi cualquiera. Un poco más de regularidad en el juego y las naranjas no deberían de tener problemas para seguir un año más en la máxima categoría del baloncesto femenino español.

El partido en los tres primeros cuartos fue claramente para el equipo leonés. Al descanso el 32 a 43 dejaba bien claro que a las naranjas les iba a costar cara la victoria. Peor le fue en el tercero, que terminó con un 56 a 62 a favor del Bembibre.

Y entonces llegó el último y definitivo cuarto. Las naranjas jugaron su mejor baloncesto. Certeras en ataque y muy superiores en ataque, el Zamarat remontó primero para después ponerse por delante y llevarse el partido por 78 a 74. Las naranjas en diez minutos lograron 22 puntos y, sobre todo, dejaron a las visitantes con 12 puntos anotados, muy pocos para conseguir un triunfo que vale su peso en oro.

Tamara Seda jugó un gran partido, con 15 puntos y 12 rebotes. Satanacev con sus 13 puntos y Quevedo, con 9 puntos y 7 rebotes, ofrecieron también muy buenas sensaciones.