El Zamarat consiguió este sábado una victoria que al final de la temporada podría valer su peso en oro. Las naranjas se impusieron a Bembibre, el otro equipo metido en problemas en la cola de la clasificación.

Conscientes de lo que se jugaban, las jugadoras de Angel Fernández saltaron a la cancha muy mentalizadas, tanto en defensa como en ataque. Pronto dejaron claro que iban a por el partido y que las locales iban a tener que sufrir mucho para lograr la victoria.

La intensidad y la garra con la que se manejaron las visitantes durante la primera parte hizo que el marcador al término de los primeros 20 minutos fuera de 25 a 33 para las naranjas.

En el tercer cuarto, el Zamarat amplió su ventaja poco a poco hasta llegar a ganar de 19, en una exhibición de juego como no se conocía a las naranjas este año.

Bembibre trató de remontar, y en ocasiones hasta bajó la distancia en el marcador por debajo de los diez puntos, pero no estaban esta noche dispuestas las naranjas a perder este partido y siempre supieron sufrir para aumentar de nuevo la ventaja hasta el 54 a 67 final.

Cornelius con 19 puntos y Jerpersen con 16 fueron las más efectivas en ataque, por delante de Dornstauder, Mc Phee y Oknwo, que pusieron un 10 en su casillero de puntos.