La delegada del Gobierno en Castilla y León, Virginia Barcones, ratificó este sábado en Corrales (Zamora) la prioridad “absoluta” del gobierno de España en la lucha contra la despoblación, un trabajo, dijo, “ que ha de hacerse de la mano de las entidades locales, que recuperan su protagonismo en la toma de decisiones y la autonomía municipal para la gestión del día a día de las necesidades de sus vecinos”.

Barcones realizó estas declaraciones minutos antes de iniciarse la celebración del Día de la Provincia, organizada por la Diputación de Zamora, en la que es la primera fiesta de carácter provincial en la que participa desde su acceso al cargo.

Barcones destacó la importancia del Día de la Provincia porque, dijo, “es una celebración que une al municipalismo y a los representantes que día a día trabajan para que nuestros pueblos estén vivos, con esa preocupación constante por ofrecer los mejores servicios de proximidad y en una tierra gravísimamente azotada por la despoblación”.

En este sentido, señaló que el Gobierno de España es “consciente” de esta situación y trabaja “con enorme intensidad” para poner en marcha cuanto antes la estrategia nacional contra la despoblación. El compromiso, apuntó, es que antes de las elecciones municipales y autonómicas del próximo año esté en marcha.

Aseguró que ya se están dando “pasos importantes para unir la lucha contra la despoblación con la necesidad de que vaya de la mano de los ayuntamientos”. De momento, el Consejo de Ministros ha aprobado una línea de ayudas de 80 millones de euros “para que los ayuntamientos sean protagonistas de esas ayudas de garantía juvenil” destinadas a los jóvenes de entre 16 y 30 años que quieran desarrollar proyectos vitales en los territorios despoblados. Son ayudas destinadas a municipios de menos de 5.000 habitantes y para los que tengan entre 5.000 y 10.000 habitantes y que en los últimos años hayan tenido pérdida de población. “Esto es muy importante para Castilla y León porque son más de 2.200 ayuntamientos los que se van a poder beneficiar además de las diputaciones, el consejo comarcal del bierzo y las mancomunidades”.

Virginia Barcones dijo que la apuesta del Gobierno pasa por “devolver a los ayuntamientos y los alcaldes su capacidad de gestión y el protagonismo político, que dejen de ser meros espectadores y tramitadores administrativos, que era en lo que las normas aprobados en los últimos años les habían convertido”.

Anunció que va a ser la coordinadora del grupo de trabajo que se abre ante la reforma de la ley de bases de régimen local. “Por primera vez va a haber un grupo de trabajo que va a analizar la necesidad de los pequeños municipios de tener una legislación adecuada a sus necesidades, a su presupuesto y a su realidad vital del día a día, que necesita simplificación administrativa y, sin pérdida de rigor, se adapte más a la realidad con el objetivo de garantizar su supervivencia”.

Prioridad del gobierno en la lucha contra la despoblación de mano de las entidades locales que recuperan suprotagonismo en la toma de decisiones y la autonomía municipal para la gestón del día a dia de sus vecinos.