La ola de frío polar que afecta a la provincia de Zamora ha obligado a decretar la alerta amarilla ante la posibilidad de que se produzcan importantes temperaturas bajo cero. En concreto, según los pronósticos de la AEMET, los termómetros podrían reflejar este viernes temperaturas de once grados bajo cero, sobre todo en las localidades situadas en el norte de la provincia.

En la capital, las temperaturas podrían llegar a los cuatro cinco grados bajo cero.

Las temperaturas se mantendrán muy bajas, al menos durante las noches, hasta el fin de semana.

El frío vendrá acompañado de bancos de niebla y cielos despejados la mayor parte de las jornadas.