Anuncian que si no se frena el vaciado del Embalse de Ricobayo convocarán movilizaciones sociales

Los municipios ribereños del embalse de Ricobayo han mostrado su “protesta, profundo rechazo y total desacuerdo con la destructiva política de gestión que viene realizando la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD) con los embalses de nuestra provincia y en especial con Ricobayo”.

Los ayuntamientos afectados son: Andavías, Carbajales, Granja de Moreruela, Losacino-Muga de Alba, Manzanal del Barco, Montamarta, Muelas del Pan, Moreruela de Tabara, Palacios del Pan, Perilla de Castro, Santa Eufemia-Losilla, San Cebrian de Castro, San Pedro de la Nave-Almendra, Vegalatrave y Videmala.

Tras la noticia recibida hace unos días por la presidenta en funciones de Confederación Hidrográfica del Duero, Diana Martín por la que el nivel del embalse bajará en pocos días a tan solo un 15% siguiendo indicaciones del Ministerio de Transición Ecológica y el Reto Demográfico han querido denunciar públicamente varias cuestiones.

En primer lugar, han señalado que durante todo este verano el nivel del Embalse de Ricobayo ha permanecido a un nivel de agua tan escaso e ínfimo que el acceso a él se hacía muy complicado o imposible en algunos casos debido a los 20 m. en vertical que separaba su nivel máximo de las orillas; esta situación ha hecho imposible el poder acceder a ganaderos a abrevar con el ganado y a muchos zamoranos a darse un simple baño en sus orillas a pesar de haberse registrado un verano calificado por la AEMET como el más caluroso desde que se conocen registros.

“Agricultores con serias dificultades para regar, playas como la de Ricobayo cerradas, hostelería en situación precaria económicamente, sin apenas pescadores en la zona, restaurantes cerrados como el del Club deportivo Esla en la Encomienda, empresas de alquiler y otros autónomos sin reservas, bases náuticas sin afluencia de público, ultramarinos en los pueblos con pocos clientes, tiendas de pesca con grandes pérdidas han sido algunos de los desastrosos efectos de los pasados meses que recuerdan mucho lo sucedido en el verano de 2021”, lamentan los regidores.

Asimismo, han denunciado el “incumplimiento” por parte de CHD y del Ministerio de Transición Ecológica y el Reto Demográfico del recién reformado art.55.2 , hace ahora tan solo un año, según el cual se velaría por “un desarrollo sostenible económico de los municipios ribereños “ “un cumplimiento de los usos comunes básicos, beber, bañarse, abrevar ganado y otros análogos” (art.50 Ley de aguas) y de lo que es más grave el art. 45.2 de la Constitución también incluido en esta reforma que enuncia que “los poderes públicos velaran por la utilización racional de todos los recursos naturales con el fin de proteger y mejorar la calidad de vida de los ciudadanos”.

“La situación resulta tan infame que el propio acuerdo de desembalse realizado y establecido por Confederación Hidrográfica del Duero el 29 de diciembre de 2021 para el pantano de Ricobayo según el cual todos los meses de verano, incluido septiembre, permanecería en un exiguo nivel de 400 hm3 ha sido infringido por el mismo órgano que lo dictó, CHD”, han añadido.

Los ayuntamientos zamoranos también alertan de los efectos medio-ambientales en las cotas actuales de dicho embalse que se han hecho notar con la aparición de rastros de eutrofización y otros sedimentos dando lugar a un palpable empobrecimiento de la calidad del agua que afecta directamente a los abastecimientos de los núcleos rurales, con el consiguiente desequilibrio del hábitat acuático, terrestre y aéreo, además de un impacto paisajístico desolador.

“El Convenio de Albufeira, convenio a nuestro parecer obsoleto en pleno siglo XXI ya que las condiciones climatológicas, medioambientales y socioeconómicas han cambiado, y cuyo cumplimiento parece ser el nuevo pretexto que argumenta el Ministerio de Transición Ecológica y el Reto Demográfico que a través de la Confederación Hidrográfica del Duero pretenden convertir un gran embalse en un pequeño charco”, han lamentado.

Por todo ello, los municipios zamoranos afectados han declarado que “si no se frena el vaciado del Embalse de Ricobayo ordenado por el Ministerio de Transición Ecológica y el Reto Demográfico y aprobado por la Confederación Hidrográfica del Duero de forma inminente, y no se da una seguridad jurídica e hídrica a nuestros municipios procederán a convocar movilizaciones sociales de forma inmediata”.