El año 2022 pasó a la historia por los dos incendios, que se llevaron una parte gigante de la Sierra. En 2023 se han dado los primeros pasos para recuperarla

Apadrinamientos, plantaciones, donaciones y recaudaciones de fondo, entre otras muchas cosas. Estas han sido las iniciativas que gran parte de la sociedad zamorana -y española- ha llevado a cabo con un único fin: el de reflorecer la quemada Sierra de la Culebra. Y es que, esta zona, hasta el verano de 2022, era una zona con un valor biológico y natural incalculables.

Por ello, solo unos meses después de una tragedia que ha pasado a la historia y que seguro, los zamoranos no olvidarán jamás, han sido muchos los que no han querido perder el tiempo y empezar a recuperar, lo más pronto posible, uno de los mayores atractivos de la provincia. De esta manera, en 2023, diversas personas, asociaciones, instituciones, organizaciones o clubes deportivos han decidido dar un paso al frente.

Son muchos los ejemplos. Uno de ello fue la Santa Merienda. Esta Asociación, de carácter cultural y gastronómico, logró donar, gracias a distintos actos, unos 2.500 euros a la Asociación “La Culebra No Se Calla”. Un importe que fue destinado a la compra de colmenas, con el fin de volver a habitar la zona, que quedó desértica tras las llamas.

No fueron los únicos. La empresa «Clicarcs», la cual se dedica a la compraventa de coches online de segunda mano, apadrinó más de 3.500 árboles en la Sierra de la Culebra. Molezuelas de la Carballeda es el municipio donde se encuadra este «Bosque Clicars», y cuenta con una extensión de más de 2 hectáreas de terreno. Gracias a este apadrinamiento, ahora es más fácil «ayudar a luchar contra el cambio climático y la deforestación, ya que transformará fincas abandonadas en un bosque autóctono».

Pero en este 2023 también hubo tiempo para plantar. Y que dentro de unos años, los frutos sean visibles para todos. La CNT organizó una jornada popular de reforestación en Tábara, donde se consiguieron plantar unos 300 árboles autóctonos para recuperar lo que se perdió en el año 2022. Una jornada en la que además se hizo un homenaje a las cuatro personas que perdieron la vida salvando la de los demás.

La última en sumarse fue Cascajares. Esta empresa cárnica, con sede en Palencia, plantará unos 30.000 árboles en el término municipal de Villardeciervos. Una plantación que será de vital importancia para recuperar la sierra. Hay que recordar que Cascajares también sufrió un incendio de magnitud en sus instalaciones, lo que supuso unas cuantiosas perdidas materiales y económicas. El máximo mandatario de Cascajares, Alfonso Jimenez, reconoció que “después de unas semanas del incendio, le pedí a José Andrés una receta de una pularda rellena asada que llamaríamos Ave Fénix. Tras la ayuda que recibimos, decidimos apoyar a otros. Y la Sierra de la Culebra era el lugar más apropiado, porque además Cascajares nació en la provincia de Zamora”.

En definitiva, un 2023 en el que se han dado los primeros pasos para que la provincia recupere uno de sus lugares más atractivos e importantes. Ahora, solo queda esperar para que el tiempo enseñe, dentro de unos años, el trabajo y el esfuerzo que estos grupos están llevando a cabo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí