El Zamora sigue vivo tras ganar al filial blanquivioleta con goles de Carlos Ramos y Coscia. Los rojiblancos tendrán que ganar en León y esperar una derrota de Unionistas para entrar al play-off de ascenso.

Raúl Nieto 

Con mucha vida. Así va a llegar el Zamora al Reino de León la próxima jornada. El cuadro de Movilla venció a los pucelanos en un partido de perfecta comunión entre grada y equipo, una vez más. Tuvo que repetir Movilla once inicial por tercera vez consecutiva, salvando la entrada de Perero por el lesionado Raúl Vallejo.

Salió el Zamora mejor, como casi siempre, pero no fue capaz de encontrar portería rival hasta pasado el ecuador del primer tiempo, cuando Coscia obligó al guardameta Samuel a hacer la parada de la jornada y evitar el primero de los rojiblancos. No fue la única de los de Movilla, puesto que Rodri Escudero hizo estirarse de nuevo a Samuel en un disparo desde la frontal. Avisaba y perdonaba el Zamora ante un Promesas que solo asustó a balón parado, gracias a las acciones de Fran Álvarez y Kuki Zalazar.

Tras el tiempo de asueto, al Zamora no le quedaba otra que ir arriba para ganar el duelo. Y así fue. En el enésimo balón parado de la tarde, fue Carlos Ramos quien recibió en el pico de área y con un disparo cruzado que se coló tras dos rebotes. Con el 1-0, el Zamora durmió el partido, y solo sufría con las llegadas por bandas del filial, que encontró en Vilarrasa y Sergio López sus mejores hombres. Sin embargo, fue Agustín Coscia, quien a pase de Nico Delmonte sentenció el duelo y certificó los tres puntos.

Con el triunfo, el Zamora sigue sin depender de sí mismo pero le queda un último soplo. Se pone cuarto, a dos de Unionistas, de quién necesita una derrota la próxima semana para poder clasificarse, siempre y cuando los rojiblancos hagan los deberes en León.