Las tareas de limpieza han permitido reabrir la vía aunque ya se había establecido un desvío alternativo

La subdelegación de Gobierno ha informado de la reapertura de la A-66, que había sido cortada a la altura de Morales del Vino, debido a la presencia de placas de hielo.

Unas placas de hielo que habían provocado hasta cinco accidentes a lo largo de la madrugada.

Las tareas de limpieza ha permitido reabrir la autovía, para la que ya se había establecido un recorrido alternativo por la antigua carretera nacional.

 

 

La autovía A-66 se encuentra cortada al tráfico debido a la existencia de placas de hielo, según la información facilitada por la Dirección General de Tráfico.

La vía está «intransitable» en el kilómetro 289 en sentido decreciente del kilometraje, a la altura del acceso a Morales del Vino.

La circulación se ha desviado por la carretera nacional 630.