Tras quedar cerrado al tráfico por culpa de la pandemia el pasado 17 de marzo

Casi tres meses después de su cierre por la declaración del estado de alarma el paso fronterizo de Zamora-Miranda de Duero ha quedado este lunes abierto al paso de trabajadores y transportistas. El paso se abre, aunque todavía con restricciones. Solo se podrá cruzar de un lado a otro de la frontera entre las ocho de la mañana y las diez de la noche de lunes a viernes.

Hasta el momento, el único paso fronterizo habilitado en la provincia de Zamora era el de Quintanilla-San Martín del Pedroso por la antigua carretera N-122 a su paso por el Puente Internacional.

Durante este periodo, los agentes del Cuerpo Nacional de Policía del puesto fronterizo han controlado un total de 11.363 vehículos y 21.658 viajeros. A 1.194 viajeros les fue denegada la entrada a España, por encontrarse fuera de los supuestos permitidos.

Además, del paso fronterizo de Zamora-Miranda do Douro, este lunes se han abierto también los pasos de Salvaterra do Miño con Monçao, Tomiño con Vilanova de Cerveira, y Arbo con Melgaço, en Galicia. Todos ellos permanecerán abiertos desde las 08:00h hasta las 22:00h, de lunes a viernes.

Esta medida, fruto de la buena relación de colaboración entre los gobiernos portugués y español permitirá reactivar la economía, el comercio y la industria de la zona.

La provincia de Zamora cuenta con 11 pasos fronterizos por carretera. Los nueve pasos restantes, distribuidos en los municipios de Fermoselle, Alcañices (2), Villardeciervos, Puebla de Sanabria, Lubián y Fonfría (3), permanecen cortados y serán vigilados por efectivos de la Guardia Civil, si bien el de Rihonor de Castilla se abre dos días por semana para facilitar los trabajos de agricultores y ganaderos con explotaciones en ambos lados de la raya.