El cacereño jugó cedido por el Tenerife la pasada campaña

Se cierra, salvo sorpresa, el capítulo de llegadas en el Zamora Club de Fútbol. La entidad ha hecho oficial en la tarde de hoy el regreso del atacante Adri Herrera, procedente del Tenerife, con quien ha rescindido su vinculación en las últimas horas. El club isleño incorporó a Herrera el verano pasado procedente del Numancia “B”, antes de cederlo a la escuadra de Movilla.

El delantero, de 21 años, tardó en encontrar su sitio la pasada campaña. Tras un 2020 con poco acierto de cara a gol, fue a principios de año cuando se empezó a destapar. Firmó el tanto de la victoria ante el Deportivo, fue un constante quebradero de cabeza contra el Coruxo y dibujó un testarazo imparable ante el Rácing de Ferrol.

Sin embargo, en aquel partido frente a los gallegos, el ariete sufrió una lesión en la rodilla que le apartó del equipo hasta final de temporada, a pesar de contar con unos minutos en el partido de play-off frente al Badajoz.

Se trata de un delantero corpulento, batallador, y con mucha facilidad para armar el remate. Formado en la cantera del Real Valladolid, empezó a demostrar su olfato en el Cristo Atlético. De allí emigró al Numancia “B”, con quien, además de ser referencia en punta para que el filial soriano hiciese play-off, también disputó varios minutos con el primer equipo.

La llegada de Adri Herrera deja cerrada la plantilla, a la espera de que se confirmen las salidas del central Adri Crespo y del extremo izquierdo Rodri Escudero, las cuales no deberían tardar en oficializarse.