Los ibicencos fueron superiores, pero el Balonmano Zamora mantuvo la fe para dejar un marcador salvable

El Balonmano Zamora no pudo refrendar ante su gente la victoria de la semana pasada en Alcobendas. Sin nada en juego, más que el honor, recibía a un Ibiza que, al contrario que los pistacho, se jugaba prácticamente la temporada en el Ángel Nieto. Los visitantes llegaban a la capital del Duero en la zona que marca el descenso, y una derrota hubiese minimizado sus opciones.

Y en el comienzo del duelo, se notó quien se jugaba de verdad las habichuelas. Los baleares empezaron a anotar y a distanciarse de un cuadro de Diego Soto que respondía a través de los de casi siempre: Cubillas y Paulo. Aunque, cierto es, no fue suficiente para parar el empuje de un Ibiza que se fue con 11-17 al descanso.

En la segunda parte hubo un poquito más de igualdad, pero insuficiente para rascar un punto. El cuadro pistacho lo intentó ante el final, pero, al igual que en la primera parte, las acciones decisivas no se competían en igualdad de intensidad. Al final, un 25-28 que deja al Balonmano Zamora con la miel en los labios y a Ibiza con dos puntos fundamentales.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí