Un gol del Málaga obliga al conjunto pistacho a conformarse con un empate a 29

Que al Balonmano Zamora se le atragantan los últimos minutos es un hecho incontestable. Ya son incontables las veces en las que los pistacho pierden o empatan un partido en los últimos segundos. Este sábado, tocaba ganar, pero se empató. Y otra vez, un maldito final dejó a equipo y afición con gesto contrariado por la victoria que pudo ser y no fue.

El partido fue muy igualado. Los pistacho mostraron una evidente mejoría este sábado, con más mordiente en defensa y un ataque un poco más acertado que en ocasiones anteriores. Le sentó bien al Balonmano Zamora la llegada del nuevo técnico. Diego Soto no revolucionó ni el equipo ni la forma de jugar, pero imprimió un deseo de victoria poco visto hasta la fecha.

El conjunto zamorano, de hecho, dominó en el marcador casi todo el partido. Con ventajas de dos o tres puntos, sin romper nunca el encuentro, pero mostrándose más capaz que en otras ocasiones.

Y así,  hasta que llegó el último minuto. Ganaba el BM Zamora por 29 a 28, y el pabellón era una caldera que empujaba a los jugadores con ganas. Pero no. No hubo suerte y el jugador del conjunto malagueño Petter le amargó la noche a los locales marcando el empate a 29.

Quedaba medio minuto por delante para superar el bache y marcar el gol número 30 que hubiera dado la victoria a los de Soto, pero esta vez no hubo la claridad de ideas necesaria para marcar y todo se quedó en un insípido empate.

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí