Un gol en propia puerta de Álvaro Tascón decide un duelo que tuvo de todo

El River Zamora estuvo a un pasito de sumar un punto trascendental en el duelo ante Cuéllar, que llegaba al Ángel Nieto situado en la zona alta de la clasificación y que suponía un duelo complicado para los de Javi Cala, que buscaban salir del descenso.

Los zamoranos saltaron bien a la pista, sabedores de lo que había en juego a pesar de que el rival no juega en la misma liga, pero la intensidad pudo suplir la diferencia de calidad entre ambas escuadras. Pasado el minuto diez, Víctor Prieto adelantó al River, que empezó a soñar con la machada.

Poco duró la alegría, ya que tan solo dos minutos después, el visitante Sacristán batía al benaventano Rubén y devolvía las tablas al electrónico del Ángel Nieto. Hasta el descanso, poco acierto por parte de ambos equipos, que dejaron las espadas en todo lo alto para decidir la batalla en la segunda mitad.

Una segunda mitad que no dejó indiferente a nadie. Hubo goles, tarjetas, y decisiones arbitrales para todos los gustos. David Rosón anotó en propia puerta el 1-2 para un Cuéllar que le daba la vuelta al electrónico, y el River, obligado a arriesgar, tiró de garra para darle la vuelta a la tortilla.

Y lo consiguió con dos zarpazos. Tras la expulsión de un jugador visitante, primero fue Mario de Mena el que puso el empate de nuevo en el marcador, y con el River arriba, Javier de Castro culminaba la remontada para darle la segunda ventaja a los zamoranos. Los tres puntos parecían más cerca que nunca.

Un mal final de partido lastró a un River que finalmente, se fue de vacío. En dos minutos trágicos, David Cárdaba empató el duelo, y, en el último minuto, Tascón, de nuevo en su propia portería, puso el 3-4 definitivo que deja a los de Javi Cala con la miel en los labios tras una dolorosa derrota.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí