El jugador del Zamora atendió a La Reseña y aseguró que los recursos del club «son de superior categoría»

El Domingo de Resurrección sirvió para, precisamente, resucitar. No solo en cuanto a resultados, haciendo bueno el triunfo en Avilés y reenganchándose a la pelea, sino porque se recuperaron tres futbolistas para la causa: Luis Rivas, Pito Camacho, y Morales.

Este último anotó, posiblemente, el gol más estético del encuentro ante la Gimnástica de Torrelavega: recibió una pelota en la frontal de Roger Marcé, se la acomodó a la pierna buena, y la puso con mimo en la escuadra para dejar el duelo visto para sentencia.

El riojano atendió ayer a La Reseña para comentar su estancia en el club y lo que está por venir. Reconoce que Movilla le puso los dientes largos cuando le contó todo lo que ofrece el club: «lavandería, físios, sala de recuperación. La verdad es que todo esto no te lo ofrece prácticamente nadie a estos niveles».

Mora, como se le conoce en el vestuario, tardó poco en saborear la miel. En la primera jornada, «hablé con mis padres y dije que igual hasta iba convocado. Es complicado entrar al ser una plantilla amplia y con tanta experencia, pero al final entré». Entró, debutó… y en el minuto 92, completó el debut soñado, al anotar de cabeza un centro lateral. «Vi que llevaba la pelota Víctor López, y cuando saca el centro, veo bastante claro a dónde va a caer la pelota. Me posicioné, rematé y la verdad es que la sensación es tremenda».

No ha sido todo color de rosa. Al igual que otros muchos jugadores, Morales también ha alternado épocas de jugar, con ver al equipo desde la grada. Reconoce que «claro que fastidia, pero lo hablas con la familia y al final llegas a la conclusión de que hay que seguir apretando. De todo se aprende».

No es casualidad que, el día que Morales se reencuentra con el gol, también lo hiciese Pito Camacho. El andaluz «ha sido un apoyo», al pasar por también por esos lapsos sin poder saltar al verde.

Con respecto al duelo de mañana, el riojano se mostró optimista, y se animó con un 0-2 que serviría para meter presión y de qué manera a Ourense y sobre todo Pontevedra, que será el rival que esté realmente pendiente del partido de los rojiblancos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí