La asociación expone en el folleto su «frustración» por el incumplimiento del compromiso de un Museo definitivo

La Asociación Amigos de Baltasar Lobo, creada en el año 2017, acaba de publicar el folleto: ‘El legado de Baltasar Lobo en Zamora. Historia de una frustración pendiente de resolver’. Un folleto que trata de contar la “sorprendente e interminable historia de este legado, que muchos ciudadanos desconocen y que se inició en los años 80 y sigue sin resolverse”, explica Concha González, presidenta de la asociación. Un folleto que se distribuirá ampliamente por toda la ciudad a partir de hoy.

Después de más de veinte años de la firma del Convenio del Ayuntamiento de Zamora con las hermanas de Baltasar Lobo (1999), se sigue sin cumplir el compromiso de hacer un Museo definitivo que albergue la importante colección pública de Baltasar Lobo (más de 872 obras, además de útiles y herramientas de su taller de París). “Las causas son evidentes: una gestión pésima. Las consecuencias son negativas: el Museo de Baltasar Lobo se encuentra en un estado de máxima precariedad y amenazado con un traslado nefasto al Ayuntamiento viejo”, añade.

En la segunda parte del folleto se plantea un proyecto para la ciudad.

“Zamora tiene una colección importante de obras de Baltasar Lobo y al mismo tiempo, carece de un Centro de Arte Contemporáneo Museo Baltasar Lobo y de espacios expositivos amplios. Consideramos que el Castillo es la mejor solución para albergar y difundir la obra de Lobo y programar exposiciones y actividades de artistas locales, nacionales e internacionales relevantes. Una casa de arte para todos”, expone.

“Este proyecto, situado en el espacio más singular y emblemático: el Castillo de Zamora y los jardines Baltasar Lobo, con la gestión adecuada y dotado de los recursos necesarios, a través de la colaboración de todas las instituciones y el apoyo de la sociedad civil, contribuirá a revitalizar la zona del casco antiguo, a transformar la ciudad, a mejorar nuestra comunidad a través del desarrollo, la educación y la cultura, abriendo Zamora a los siglos XX y XXI”, añade.