El subdelegado del Gobierno en Zamora ha hecho un balance «de cierta tristeza» porque considera que ayer se pasaron «muchas líneas rojas» en la tractorada

La oleada de protestas del sector primario durante la jornada de ayer ha traído reacciones de todos los tipos. También de voces críticas, quiénes creen que las prolongadas retenciones y los cortes durante horas y horas en las vías de la provincia se podían haber evitado para no perjudicar a terceras personas.

Y en esta línea ha ido el subdelegado del Gobierno, Ángel Blanco, quien ha hecho un balance de «cierta tristeza» al considerar que se pasaron «muchos puntos y líneas rojas». Blanco asegura que «las formas son muy importantes en cualquier tipo de reivindicación, no solo porque el artículo 21 de la Constitución dice que es necesario avisar con antelación de las protestas, sino también para garantizar la seguridad tanto de los propios manifestantes como de las terceras personas».

Las cifras que ha dado el subdelegado con respecto a la protesta de ayer se tornan en 300 tractores y 400 personas en la capital, y 230 tractores, de los cuales el 60% fueron utilizados para cortar vías, y unos 500 manifestantes, en la provincia. De estos casi 1.000 agricultores y ganaderos, Blanco destaca que la mayoría «tuvieron un comportamiento correcto», aunque recalca que también hubo «identificaciones por parte de las autoridades por infracciones de seguridad vial, y tráfico».

Respecto a las críticas sobre la poca capacidad para evitar los colapsos y retenciones, que trajeron dificultades en forma de médicos que no podían llegar a urgencias, de un accidente en el que uno de los implicados se dio a la fuga y se complicó la persecución, o un caso de violencia de género de riesgo extremo, en el cual la protección de la víctima tampoco fue fácil en estas circustancias, el subdelegado asegura que «ni con diez veces más de dispositivo hubiese sido fácil mitigar este movimiento, ya que había mucha gente y muchos vehículos».

Por último, el subdelegado ha querido agradecer a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado el trabajo y la implicación, así como a la Cruz Roja, que tuvo que atender a gente que «llevaba horas sin comer o beber».

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí