La residencia se enfrenta a la dificultad añadida de no encontrar trabajadores que suplan a los que han caído enfermos o están en cuarentena

Cáritas Diocesana de Zamora, entidad que gestiona la residencia de mayores “Matías Alonso”, de Villarrín de Campos ha hecho este lunes balance de la situación por la que atraviesa el centro tras el brote de covid19 detectado la semana pasada.

Una persona de las ingresadas en el Hospital Virgen de la Concha falleció este fin de semana. Otras 13 personas permanecen ingresadas en el mismo centro hospitalario tras haber contraído la enfermedad, el resto continúa en el centro residencial y se encuentran en buen estado de salud.   En cuanto a los trabajadores, son un total de 19 personas de las 42 que conforman la plantilla las que han dado positivo y se encuentran de baja.

Cáritas Diocesana de Zamora ya ha cubierto algunas de las plazas de la residencia “Matías Alonso” con auxiliares de enfermería y personal de limpieza, actualmente la entidad se encuentra en un proceso de selección abierto para la contratación de más plantilla con el único fin de garantizar la atención a nuestros mayores.

En estos momentos, a las problemas que ya existen de contratación de personas cualificadas y disponibles para trabajar en el ámbito socio sanitario debido a la escasez de personal se suma una dificultad añadida, la de localizar trabajadores que quieran incorporarse a este centro residencial debido a la incidencia actual del virus en él. A esto se añade otra complicación, las personas interesadas en incorporarse a la plantilla deben presentar PCR negativo. Sin embargo, Cáritas Diocesana de Zamora confía en poder cubrir todos los puestos en apenas unos días.

Cabe recordar que Cáritas Diocesana de Zamora y la residencia “Matías Alonso”, han activado y puesto en marcha todos los protocolos que las autoridades sanitarias y sociales han recomendado, siguiendo las actuaciones reguladas por la Junta de Castilla y León.