La ciudad de Benavente cierra una nueva edición de la Feria del Pimiento y Productos de la Tierra que en esta ocasión ha contado también con la presencia en la Plaza Mayor de la Feria de la Cerámica y Alfarería en dos jornadas marcadas por la intermitente lluvia

Con un total de 20 expositores entre expositores de ambas ferias (16 de la feria del pimiento y 4 de la feria de la cerámica y alfarería), la Plaza Mayor de Benavente ha reunido a un gran número de visitantes buscando el pimiento morrón, un producto de calidad garantizada de la Indicación Geográfica Protegida Fresno-Benavente que ha contado con acompañantes de la talla de los productos de la huerta de la comarca y productos de cerámica y alfarería llegados de Jiménez de Jamuz, Moveros o Pereruela.

El alcalde de Benavente, Luciano Huerga, ha querido agradecer a las concejalías de Ferias y Cultura, implicadas en la celebración y organización de esta Feria junto a la Asociación de la Huerta de los Valles y Benavente (AHURVABE) por devolver la esencia de una Feria, perdida en ediciones pasadas, pese a reducir a dos las jornadas de venta. “Tengo que felicitar a la organización por haber sabido reaccionar a tiempo y decidir que es mejor reducir y concentrar la feria en dos días para que todo el mundo que venga y nos visite tenga la oportunidad de llevarse pimiento de Benavente, después del desabastecimiento del pasado año. Se ha intentado hacer una feria no solo con un producto extraordinario como el pimiento y los productos ceramistas hechos por artesanos, sino también una feria con actividades, actividades destinadas tanto para el público joven como para el público en general y, sobre todo, las degustaciones de los productos” indicaba Luciano Huerga feliz por la vuelta de una Feria tan importante como la de la Cerámica y Alfarería que el pasado año no se pudo celebrar y por la buena impresión que ha causado este año la Feria del Pimiento y Productos de la tierra.

La Concejala de Ferias y Mercados, Sandra Otero valoraba positivamente la edición de este año: “Ha habido un buen número de vendedores y creo que la fusión de unir Feria del Pimiento y Productos de la Tierra y Feria de la Cerámica y Alfarería ha sido una buena idea ya que ambas han salido bastante beneficiadas y se complementan muy bien. Hemos tenido el hándicap con el que no podemos luchar que es el tiempo, el agua, en esta ocasión ha deslucido la feria y ha evitado que hubiese un mayor número de visitantes y compradores, pero por lo demás creo que ha sido una feria que necesitaba volver a sus orígenes, a lo que fue años atrás, después de varios años en decadencia”. Respecto a las novedades que desde el Ayuntamiento de Benavente se han ofrecido a los visitantes como son las degustaciones gastronómicas o los talleres infantiles, la edil de ferias indicaba que han tenido una gran acogida: “Las degustaciones de arroz y pimientos han funcionado bien a pesar de que el tiempo no ha acompañado en ningún momento. Los talleres infantiles han tenido mucho éxito, llenándose las plazas en ambas actividades que debido a los protocolos COVID se han visto reducidas”.

Una edición, la número veintisiete, que ha contado con el apoyo del Ayuntamiento de Benavente, quien no solo ha colaborado con la cesión de espacios y carpas para los expositores, sino con la organización de degustaciones gastronómicas de arroz y pimientos y la organización de actividades para niños, haciendo más atractiva la estancia para el público de todas las edades.