Procesión popular por las calles de la capital

Una mañana primaveral y soleada ha sido el escenario perfecto para un Domingo de Ramos que ha vuelto a dar comienzo con la bendición de las palmas por parte del obispo de Zamora, Fernando Varela, y la posterior procesión popular por las calles del casco histórico entre la iglesia de San Ildefonso hasta la Catedral.

Trajes de estreno, rostros sonrientes, palmas y una marcha festiva han sido los ingredientes de una mañana que esta tarde tendrá su continuidad con la tradicional procesión de la borriquita.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí