La Consejería de Sanidad se enfrenta a dos demandas, una de ellas por mala fe negocial y la otra por parcialidad e injerencias de esta Consejería en el proceso electoral.

Desde la FSS-CCOO Cyl hemos procedido a interponer primero un Requerimiento de cese en la vulneración de derechos fundamentales, instando a esta Administración a cumplir con los derechos de las y los empleados públicos reconocidos en la Ley del Estatuto Básico del Empleado público, entre otras normas; que continuará con una denuncia en el juzgado contencioso administrativo sobre el incumplimiento de la negociación colectiva y mala fe en la misma.

De la misma forma, dentro del proceso electoral ya hemos iniciado impugnaciones donde ya consta la injerencia y la parcialidad de la Administración con alguna de estas coaliciones sindicales. En los próximos días además, presentaremos denuncia ante la inspección de trabajo y si no se desiste de esta práctica discriminatoria y desleal, acudiremos al juzgado de lo Social.

La Consejería de Sanidad ha hecho de los pseudo acuerdos de despacho su forma de actuar, como así hemos ido observando a lo largo de este mandato, especialmente agravado en este periodo -casualmente de elecciones sindicales en SACYL- cuando hemos sido testigos por los medios de comunicación de las fotos del Consejero o la Gerente firmando incluso con organizaciones que no tienen representación en las Mesas de Negociación.

Estos acuerdos, extraoficiales, no tienen ninguna validez, dado que no han pasado ni probablemente pasen por la Mesa sectorial, Mesa general y/ o Consejo de la Función pública, que son los ámbito legítimos y legales donde tiene que residir la negociación de las condiciones de trabajo del personal público y los pactos y acuerdos. La verdad es que aun con la reiteración de acuerdos entre la consejería y su coalición de sindicatos amigos, no dejamos de sorprendernos al ver que el actor más activo en esta campaña electoral, es el propio SACYL, que parece estar dedicado a publicitar el reparto de migajas a los sindicatos pro-administración, para que estos puedan venderlas a su antojo, a sabiendas de que no tienen capacidad para hacer estos “pactos” efectivos. Esto se llama publicidad engañosa.

Recordamos que desde CCOO, hemos presentado propuestas mucho más ambiciosas para todas las categorías y entendemos estos acuerdos como un insulto a la inteligencia de los profesionales y por ende, a la ciudadanía.

Por eso instamos a esta consejería a dejar de jugar en los despachos con sus amigos y a ponerse a trabajar de forma seria con los sindicatos que realmente representan a los trabajadores y no a la administración y les comunicamos que tomaremos las medidas legales pertinentes al vulnerarse de manera tan flagrante la negociación colectiva y el principio de buena fe negocial básico en el funcionamiento de cualquier administración pública.

Desde CCOO queremos informar a las y los trabajadores del engaño y manipulación que están ejerciendo sobre ellos los protagonistas de la trama. La Consejería está haciendo claramente campaña a favor de sus sindicatos, con la intención de expulsar de la mesa sectorial a los sindicatos de clase. Los profesionales deben saber que estos acuerdos no tienen ninguna validez y solo son anuncios publicitarios que concede la consejería a los sindicatos corporativos para favorecerlos en las elecciones sindicales.

Una muestra de la manipulación es que algunos de estos acuerdos llevan meses y años en los cajones de la Consejería y en los tablones de quien los vende, sin que el personal afectado los haya visto en sus nóminas o calendarios. El más plástico y grave es la subida de hora de guardia del personal en formación; fue un acuerdo de salida de huelga de 2020 (casualmente también se celebraron elecciones sindicales en SACYL), que en cuatro años los firmantes no han reclamado ni ejecutado, no se ha hecho efectivo y ahora con nuevas elecciones vuelven a escenificar firma.

Algunas y algunos de los Residentes de 2020 ya han acabado, la mayoría se han ido de la Comunidad sin haberlo visto reflejado en sus nóminas, pero los creyeron en aquel momento. “Nos preguntamos ahora cuántos años más va a estar guardado en el cajón o colgado en los tablones, quizás otros 4. Estos incumplimientos y tomaduras de pelo también inciden en el éxodo de profesionales”.

CCOO, como sindicato de clase, representamos a todas las categorías profesionales existentes en SACYL y nos enorgullecemos de ello. Entendemos la acción sindical en Sanidad como algo transversal, que implica a todos y cada uno de los actores implicados en la atención sanitaria, que deben actuar como un todo, como un equipo bien engrasado, que dé respuesta a las necesidades de la población, peleando por sus derechos laborales, siempre desde el respeto y la buena interrelación entre diferentes categorías. Porque esto construye la calidad de la Sanidad Pública.

Por eso apelamos a la inteligencia de nuestros trabajadores, para que sean capaces de ver la manipulación a la que sus gestores les están sometiendo con el único fin de quitarles voz y así poder ir reduciendo sus derechos laborales progresivamente hasta llegar a una situación de absoluta indefensión. Sabemos de buena tinta la intención que tiene esta Consejería de limitar nuestros derechos, con ejemplos claros, como un nuevo decreto de carrera profesional mucho más restrictivo, decretos para movilidades forzosas, etc, que seguramente contarán con el apoyo de estos sindicatos corporativos pro-administración.

Esto se resume en una afirmación básica y es que cualquier trabajador o trabajadora debe tener en cuenta que sus superiores no pueden ni deben nunca ejercer su representación sindical, porque entonces, sus derechos estarán viciados.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí