La subida del Euribor ha sido casi inesperada para todos, tanto consumidores como entidades bancarias, y ha tenido consecuencias. Una de ellas ha sido el repentino aumento de los intereses de las hipotecas a tipo fijo, que superan el 2% en la mayoría de los casos (más de medio punto por encima de lo que se ofrecía hace un año).

No llega aún a números tan altos como hace algún tiempo, donde rondaba el 5%, pero lo ideal es tratar de conseguir una hipoteca que pueda mantenerse al 2% o incluso bajarla un poco. Para ello, lo primero es conocer los precios de la vivienda en Murcia con RealAdvisor o donde queramos comprar, y luego seguir los consejos que te daremos a continuación.

3 consejos para obtener la mejor hipoteca a tipo fijo

Ten un buen colchón de ahorros

Puede parecer algo obvio, pero antes de lanzarnos a comprar una vivienda e hipotecarnos, es clave que podamos contar con un buen ‘pico’ de ahorros. Tendremos que reservar una cantidad en función del precio final de la compraventa, pero en general podemos hacer un cálculo de un 30% para estar tranquilos.

Un 10% de esa cantidad estará reservada para los gastos que incluye este tipo de operación, desde los honorarios de la inmobiliaria a los impuestos generados. El 20% restante estará destinado a cubrir el importe de la compraventa que no te preste el banco, ya que las hipotecas a tipo fijo no suelen subir del 80% del valor de compra o tasación, excepto para perfiles muy concretos como funcionarios.

Aumenta tus vinculaciones con el banco

Una de las mejores formas de conseguir una reducción en los tipos de interés de tu hipoteca es a través de las vinculaciones. Algunas de las opciones que encontramos actualmente, por debajo del 2%, requieren la domiciliación de una nómina o un ingreso recurrente de cierta cantidad, además de la contratación de seguro de vida y hogar con la misma entidad.

Estos son requisitos medianamente accesibles, ya que se trata de gastos que tendremos que incluir antes o después en nuestra compra. Sin embargo, haz cálculos cuando las vinculaciones sean más restrictivas, como algunas entidades que te exigen la contratación de productos como alarmas, protección de pagos o un gasto mínimo en sus tarjetas.

Acércate a varias oficinas de los principales bancos

Al final, lo mejor es conocer todas las ofertas de las entidades bancarias (o, al menos, unas cuantas), para ponerlas sobre la mesa y comparar según tus necesidades y lo que ofrece cada una. Pero, además, un truco interesante es pasar por varias oficinas físicas, incluso de la misma entidad, para ver hasta dónde podemos apretar.

El motivo no es otro que los propios objetivos de las oficinas, que pueden no haber alcanzado en los últimos meses las contrataciones esperadas y, de esta manera, ser algo más flexibles para firmar un contrato contigo. Se trata de una operación importante, ya que se aseguran un cliente para un buen número de años, por lo que podrás rebajar alguna décima los intereses.