Conforme pasan los años vamos convirtiendo nuestros hogares en un depósito de artefactos electrónicos que fácilmente pueden ser detonantes de un incendio en el hogar.

Es una decisión inteligente contemplar en nuestro presupuesto algunas herramientas como alarmas, detectores de humo o puertas de emergencia para garantizar la máxima seguridad en caso de que este lamentable suceso se desarrolle.

Los incendios en casa son más comunes de lo que muchos pensamos. Sobre todo, cuando tenemos materiales inflamables combinados con artefactos eléctricos en constante uso como cargadores de teléfono, televisores, o consolas de videojuegos, que fácilmente pueden ser ignición para un incendio.

Estar preparados, saber cómo actuar y como prevenirlo puede marcar una gran diferencia, así que, a continuación, te comentamos cuáles son las medidas para garantizar tu seguridad en caso de incendios.

Innovación en seguridad

Está de más decir que las alarmas contra incendios pueden ser una excelente incorporación en tu hogar. Estas se activan cuando hay humo o los sensores de temperatura detectan un cambio drástico en los valores. Escuchar la alarma a tiempo te permitirá salir de la propiedad antes de que el fuego cobre fuerza.

Muchas personas suelen incorporar puertas cortafuegos en sus propiedades, ya que estas cuentan con una resistencia a las altas temperaturas y evitan que el fuego se propague por diferentes áreas de la casa. Por ejemplo, instalar puertas cortafuegos en áreas vulnerables como la cocina puede ser una decisión inteligente, pues en caso de que se inicie el fuego en esta zona, otras áreas del lugar estarán seguras y dará tiempo para actuar en contra del desastre.

Planifica y traza un plan

Si recién te has mudado a una casa o estás en proceso de construcción, es importante valorar las vías de escape y tomar en cuenta que, en los momentos críticos, tiene que ser sencillo manejar la situación. No compliques las vías de escape con cerraduras desafiantes o sistemas de seguridad poco fiables, ya que tu vida depende de ello.

Si un incendio se desata en casa, es necesario salir de allí tan pronto como sea posible, comunicarse con Emergencias y no intentar entrar de nuevo a pesar de lo devastador que pueda ser el sentimiento. Nuestra seguridad es lo primero, siempre.

La prioridad es la vida

No regreses a por móviles, joyas o dinero y cuando intentemos salir, evitemos abrir puertas calientes, ya que es probable que el fuego haya alcanzado estos espacios. Así pues, deberemos valorar otra alternativa.

Para evitar asfixiarnos, debemos agacharnos y desplazarnos con cuidado por debajo del humo hasta alcanzar una posible salida. Mientras avanzamos, necesitamos cerrar las puertas detrás nuestro, ya que esto retardará el avance del fuego.

Si nos encontramos atrapados en un espacio sin posibilidad de salir, y el humo empieza a aparecer y el calor aumenta, podemos colocar una toalla mojada debajo de la puerta. Esto nos dará un poco de tiempo mientras las autoridades llegan a nuestra casa.

En caso de que el fuego alcance tu ropa, evita correr, pues el aire hará que las llamas se intensifiquen y las quemaduras serán más graves. Debemos estirarnos en el suelo y rodar sobre nosotros mismos para que las llamas se apaguen.