La afición rojiblanca se ha concentrado en el Tropical antes de tomar rumbo a Luanco en el autobús, y se han encontrado con la llegada por sorpresa de los jugadores

La situación extradeportiva del Zamora no es la idónea, y la deportiva no es la más esperanzadora. Pero cuanto más ha crecido la dificultad, más ilusión ha surgido en torno al seno de la entidad. Esta semana, sin ir más lejos, se ha fletado un bus hasta localidad asturiana de Luanco, donde allí el Zamora se enfrenta al Marino.

Desde pasadas las nueve de la mañana, varios aficionados, ya equipados con indumentarias rojiblancas, se han concentrado en el Bar Tropical de Pinilla, donde han arrancado los primeros cánticos, y donde además, han recibido la visita de los jugadores de la primera plantilla, que han querido devolver el apoyo por parte de una grada que se niega a abandonar su club.

Por su parte, los aficionados han regalado a la plantllla dos camisetas y una bandera firmadas, con mensajes de apoyo para revertir la situación, y como muestra solidaria, ya que se trata de objetos comprados en la tienda, haciendo gasto de dinero en efecto, para tratar de nutrir la maltrecha economía del club rojiblanco.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí