El técnico vasco admitió haber sido el principal culpable de no haber anulado a la S.D. Logroñés

El entrenador del Zamora, David Movilla, acudió a rueda de prensa roto, visiblemente afectado, tras la derrota de su equipo en Las Gaunas. Una derrota que deja al Zamora herido de muerte tras haber haber sumado solo una victoria en ocho partidos.

Movilla reconoció “un debe” en sí mismo por no haber podido nivelar el choque frente al cuadro riojano, a la vez que reconoció el excelso partido de un rival que esta vez “tuvo jugadores a destacar más allá del portero”. Sin embargo, el técnico asumió que la falta de gol ha vuelto a hacer mella en las posibilidades de puntuación un día más.

Por otra parte, Movilla se mostró confiado de revertir la situación, con ganas de llevarlo a cabo, y confiando en un vestuario que, a pesar de que hoy anímicamente está roto, ve perfectamente capacitado para lograr la permanencia.