El subdelegado del Gobierno advierte de la complejidad de los procesos administrativos

A los mensajes, al menos, poco optimistas del ministro de Transportes, el vallisoletano Oscar Puente en relación al retraso que acumula el desdoblamiento de la autovía entre la capital zamorana y la frontera con Portugal, este miércoles el subdelegado del Gobierno en Zamora, Ángel Blanco, ha asegurado que “a corto plazo” caben pocas esperanzas de ver obras en el trazado.

El tramo que va más avanzado desde el punto administrativo es que se va a ejecutar en las inmediaciones de la frontera, de apenas dos kilómetros, cuya licitación podría realizarse a principios del próximo año.

Tramos vitales para Zamora, como las variantes de Alcañices y Fonfría, donde la situación del tráfico, en especial el pesado, es desesperante para los vecinos, están un poco más avanzados y los técnicos de la Unidad de Carreteras avanzan a buen ritmo en la ejecución de los proyectos.

Una circunstancia que tampoco debe de llamar a engaños a los ciudadanos, dado que después de este trámite vendrán otros más como su aprobación, la exposición pública, la resolución de alegaciones y recursos, la aprobación definitiva y la licitación.

A pesar de todo, Blanco ha ratificado el compromiso del Gobierno con esta obra, cuyo avence aunque lento ha considerado como “imparable”.

El subdelegado ha avanzado también que la Unidad de Carreteras avanza en la ejecución de un proyecto de conservación de la N-122 a su paso por la provincia de Zamora, desde la frontera hasta Toro, cuyo estado ha valorado como “francamente malo”.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí