El Ayuntamiento derriba cinco viviendas deshabitadas ante el peligro de que los derrumbes de las barranqueras pudiera afectarlas

En Toro se ha iniciado esta mañana la demolición de las casas situadas sobre el barranco del Canto, viviendas que no estaban ocupadas y que el pasado mes de febrero sufrieron daños tras el desprendimiento registrado en el Puerto de la Magdalena.

La demolición se produce tras el proceso de expropiación concluido ya.

Se espera que los trabajos de demolición de esas cinco viviendas concluyan entre hoy y mañana. Después será necesario acondicionar la zona para evitar que pueda ser peligrosa y para reforzar todo el entorno.

La zona de las barranqueras donde se ubican estas viviendas viene sufriendo sucesivos derrumbes. Entre los más significativos, los registrados en octubre del pasado mes de octubre y, de nuevo, a finales de febrero tras un intenso episodio de lluvias.

La erosión de las barranqueras de Toro, junto a la calle El Canto, se ha intensificado por las lluvias y el viento y, además, se ha visto afectada por las fugas de agua de las tuberías de abastecimiento, ya reparadas.