Los sindicatos aseguran que algunas no tienen ni calefacción, ni aire acondicionado y con los equipos de emergencia averiados

Los sindicatos han denunciado este miércoles, ante “la dejadez y la inacción constante de Ambuiberica” el lamentable estado en el que se encuentra el transporte sanitario en el más amplio sentido de la palabra para la provincia de Zamora.

Señalan los sindicatos que “roza lo denigrante, decadente y probablemente más propios de episodios de tiempos posteriores a las guerras que en los momentos en que vivimos. Ambulancias y UVIS sin los más básicos servicios como calefacción, aire acondicionado, con los equipos de emergencia averiados en muchos de los casos en otros inexistentes, llegando al punto de pasar las revisiones sanitarias con los mismos equipos para todas, eso sin contar las veces que en pleno servicio hay que cambiarlas pues las averías son constantes teniendo que realizar incluso traspaso de enfermos en plena carretera”.

Denuncian los sindicatos que la media de kilómetros de las ambulancias es de 459.453, cuando no puede superar los 400.000. La media de años del parque de ambulancias es de 9,3 años, el más envejecido de todas la Comunidad de Castilla y León.
Denuncian también que hay cinco bases del 112 donde los técnicos en Emergencias

Sanitarias “utilizan para dos personas zonas de descanso en habitáculos o habitaciones sin la correspondiente ventilación, incumpliendo todas las medidas de distancia en pandemia por Covid-19 y no menos legal es que, en estas zonas de descanso, están, dos personas de distinto sexo, cuestión radicalmente prohibida por diferencia de género”.

Elevan un ruego los sindicatos a la empresa y a la Junta para que se “tomen las soluciones que correspondan por parte de todos para poder tener el servicio de calidad que se está pagando y no tener que lamentar desgracias personales en los trabajador y los usuarios que al fin y a la postre son los más damnificados ante estas empresa en las que prima el interés económico por encima de la salud de los pacientes ante la pasividad y falta de control por parte de la administración”.