El juez decreta medidas cautelares para impedir la difusión del vídeo

El caso del trabajador del Hospital Provincial grabado en un vídeo y al que se acusaba de estar masturbándose en su puesto de trabajo ha dado este lunes un giro inesperado dado que el sindicato UGT ha hecho públicas las denuncias que el afectado ha presentado ante la Policía Nacional y los Juzgados.

Jerónimo Cantuche, de UGT, ha afirmado que el trabajador ha pedido medidas cautelares en el Juzgado para evitar que el vídeo siga difundiéndose. Ha asegurado además el portavoz del sindicato que el trabajador se encuentra “muy afectado”, lo mismo que su familia, y ha anunciado que piensa “llegar hasta el final” y exigir responsabilidades a todos los implicados en este asunto.

Cantuche ha explicado que como recoge la ley de Protección de Datos y varias sentencias del Supremo está “totalmente prohibido” grabar a un trabajador público en su puesto de trabajo, por lo que ha subrayado que este caso tiene que suponer “un antes y un después” en esta materia y tiene que servir para que todos los trabajadores sean conscientes de que no pueden ser grabados mientras desempeñan su labor.

Igualmente, el portavoz de UGt ha subrayado que los ciudadanos tienen derecho a denunciar y rechazar comportamientos inadecuados de los trabajadores públicos, pero no pueden hacerlo mediante la grabación ilegal de un vídeo y su difusión posterior a través de un medio de comunicación.

 

 

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí