Reclaman que en las clases presenciales se cumplan «escrupulosamente» los protocolos marcados en cuanto a higiene y distancia

Al amparo de la Plataforma Derecho a la Enseñanza sin Riesgo en Pandemia (DERPA) Castilla y León, se ha constituido DERPA Zamora ante el inminente regreso a las aulas de los niños y niñas el próximo 9 de septiembre.

La plataforma zamorana suscribe el  manifiesto de DERPA CyL para una vuelta a las aulas de manera segura, ya que afirman que son “muchas las familias zamoranas que consideran que se podrían vulnerar derechos fundamentales de los alumnos, sus familias y del personal de los centro educativos si no se modifican los criterios actuales de la Junta de Castilla y León”.

Desde DERPA Zamora creen que las recomendaciones dadas en un centro docente quedarán solo en palabras “dado que las acciones concretas y diarias que a las familias nos preocupan no van a poder concretarse de manera real”. Por ello, solicitan que las familias sean tenidas en cuenta a la hora de tomar decisiones sobre los protocolos concretos a implementar en los diferentes centros escolares de nuestra provincia.

Además, piden alternativas no presenciales para las familias que puedan llevarlas a cabo porque sus circunstancias lo permitan. Y en los casos en los que se requiera una educación presencial, una vuelta a las aulas realmente segura, cumpliendo con escrupulosidad los protocolos marcados en cuanto a higiene y distancia.

Respecto a los protocolos establecidos por la Junta de Castilla y León manifiestan que las ratios de alumnos por aula, y por lo tanto, la reducción de personas en un espacio cerrado con el objetivo de aumentar la distancia de seguridad, “son inadmisibles”. Alegan que “25 alumnos por aula, más los docentes que interactúen con ellos, necesitarían aulas de como mínimo de 56 m2 , sin contar zonas comunes de tránsito o espacio de almacenaje seguro para mochilas, abrigos o material escolar”.

Por último, desde DERPA Zamora manifiestan que “no se trata de miedo, de no querer escolarizar a nuestros hijos o de comodidad. No queremos perder la plaza en el colegio, ni queremos otro curso en blanco. Simplemente exigimos que los protocolos se establezcan de una manera realista, en la que prime la seguridad de alumnos, docentes y personal de los centros educativos de nuestra provincia”.