Los ‘pistacho’ desaprovecharon una ventaja de cinco goles para perder finalmente por 33 a 27 ante Cisne Pontevedra

Derrota cruel para el Balonmano Zamora este sábado en Pontevedra. Los pistacho, que cuajaron unos cuarenta y cinco primeros minutos más que aceptables, se vinieron abajo en el tramo final de la segunda parte para terminar cayendo por 33 a 27.

Quizá fue el cansancio, quizá esa mandíbula tan de cristal que suele mostrar el Balonmano Zamora en muchas ocasiones, quizá fue la defensa cinco uno del rival. Pero resulta difícil explicar como un equipo que dominaba plácidamente el partido con una ventaja de cinco en el marcador se puede derrumbar de una forma tan abrumadora.

Hasta el minuto 15 de la segunda parte el Balonmano Zamora había sido claro dominador del encuentro. Se imponía en la cancha y en el marcador con una ventaja cómoda de 19 a 24. En defensa el conjunto zamorano se mostraba rocoso y en ataque todo el mundo aportaba su granito de arena para poner las bases de una victoria a domicilio del equipo pistacho.

Incomprensiblemente, el Pontevedra empezó poco a poco a ganar en confianza mientras las manos del Balonmano Zamora se volvían frágiles como el cristal. Toda la confianza que ganaba segundo a segundo el conjunto gallego la perdían los pistacho con todo tipo de imprecisiones y precipitaciones.

Vista la deriva que llevaba el partido, los minutos finales fueron un paseo militar para el Pontevedra que finalmente se impuso por 33 a 27 a un conjunto pistacho que marcó tres goles en quince minutos en un final de partido para olvidar.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí