Este grupo se dedicaba al robo de material de construcción y alimenticio, y la investigación se cobra cuatro detenidos hasta el momento

La Guardia Civil de la Comandancia de Teruel, con la colaboración de la Comandancia de la Guardia Civil de Salamanca, han llevado a cabo la operación BROMON que ha culminado con la desarticulación de un grupo criminal, la detención de cuatro personas y la investigación de otras diez, como presuntas autoras de varios delitos de robo con fuerza, blanqueo de capitales y receptación. Además, se han recuperado numerosos objetos robados.

La explotación de la operación se ha llevado a cabo entre la UOPJ de la Comandancia de Teruel que ha contado con la colaboración de la UOPJ de la Comandancia de Salamanca y USECIC de Madrid. Además de las cuatro personas detenidas y las diez investigadas, se han efectuado cuatro registros domiciliarios en las localidades de Madrid y Parla en los que se ha localizado gran cantidad del material sustraído entre los que figuran:

– 400 quesos procedentes de Burgos y Zamora
– Maquinaria industrial
– Productos de cosmética
– Electrodomésticos
– Desbrozadoras
– Patinetes eléctricos
– Material agrícola

La operación se encuentra en fase de localización y devolución a las personas propietarias de los bienes recuperados.

Modus Operandi

La organización criminal se dedicaba a la comisión de robos con fuerza en las cosas, principalmente en localidades aisladas y de baja densidad de población a lo largo de toda la geografía española. Su principal objetivo eran naves, la mayoría de propiedad municipal, en las que sustraían principalmente herramientas eléctricas, aunque también han sido detectados robos en gimnasios, queserías o viviendas.

Durante la comisión de los hechos delictivos, los componentes de la organización llegaban al finalizar la tarde a la localidad objetivo donde se agazapaban en los vehículos a las afueras de la misma. Desde allí, entraban a pie y si tenían la posibilidad sustraían algún vehículo en el que pudiesen cargar los objetos robados para con él, desplazarse hasta los de su propiedad.

A continuación, iniciaban la vuelta hasta el distrito madrileño de Villaverde, utilizando un vehículo como lanzadera para evitar la acción policial. Una vez en Madrid, descargaban los objetos robados en una nave que también usaban como punto de venta y distribución.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí