El desaparecido Luciano Huerga cedió la alcaldía a la popular Beatriz Asensio, mientras que en Toro, Tomás del Bien dijo adiós en pos de Rafael González Franco

El año 2023 ha sido un año meramente electoral. Si en la capital apenas hubo cambios, con la continuidad de Francisco Guarido por tercer año en la alcaldía, en la provincia de Zamora sí que ha habido novedades en varios consistorios. Una provincia en la que el Partido Popular logró vencer en más del 80 % de los pueblos.

Los casos de Toro y Benavente son los más sonados. En el primero, Tomás del Bien, tras ocho años de mandato, decidió volver a incurrir en las elecciones. Esta vez, ya sin las siglas del PSOE, del Bien optó por un partido nuevo llamado «Nos Movemos por Toro». Rafael González fue el candidato del PP en esta localidad, Carlos Rodríguez fue su homólogo en el PSOE, y otros como Zamora Sí, con María de la Calle como candidata, y Partido Futuro, con Javier Gómez, también incurrieron.

Finalmente, tras las votaciones del 28 de mayo, el PP recuperó la alcaldía tras ocho años, aunque sin mayoría absoluta, marcada en siete escaños. Los populares y el PSOE llegaron a los cuatro escaños cada uno. Nos Movemos por Toro llegó a los tres, mientras que Zamora Sí y Futuro sumaron uno cada uno. De esta manera, quedó un gobierno en minoría.

Otro de los consistorios que cambió de equipo de gobierno fue el de Benavente. Luciano Huerga, del PSOE, también anunció en febrero que si el partido daba luz verde, se presentaría a las elecciones, como así fue. Huerga llegó al Ayuntamiento de Benavente en 2015, y tenía como objetivo su tercera legislatura consecutiva. Beatriz Asensio fue la cabeza de lista del Partido Popular, Manuel Burón repetió en la de Izquierda Unida, y VOX se presentó con Eugenio Blanco como cabeza visible.

Establecida en 9 concejales la mayoría absoluta, la igualdad entre el PP y PSOE fue total. La formación popular logró ocho, quedándose a uno de la mayoría, y el PSOE siete, quedándose a dos. VOX e Izquierda Unida lograron uno cada uno. De esta manera, Partido Popular y Vox pactaron para llegar a los nueve escaños y ser el nuevo equipo de gobierno. PSOE e IU pasaron a ser oposición.

Sin embargo, el Ayuntamiento de la localidad, y Benavente en términos globales, sufrieron la pérdida de Luciano Huerga unos meses después. El que fuese alcalde durante ocho años y candidato en estas últimas elecciones, perdía la vida en noviembre tras una fulminante enfermedad. Luciano Huerga Valbuena, más allá de ideales políticos, fue una figura querida y respetada en la ciudad, y prueba de ello han sido los múltiples homenajes que se han sucedido en estas últimas semanas. Fue sin duda, una de las noticias más tristes de un 2023 marcado por lo electoral.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí