El año pasado se recogieron 1.752 toneladas, un 8% menos de lo recogido en 2019

El vicepresidente tercero de la Diputación de Zamora y diputado de Medio Ambiente y Obras Municipales, Javier Faúndez Domínguez, ha informado este martes de la marcha de la campaña de recogida y reciclado de vidrio. En colaboración con Ecovidrio, la institución provincial ha apostado claramente por este tipo de reciclaje con la instalación de contenedores en el 96% de las localidades de la provincia. Esto supone que 506 pueblos tienen ya al menos uno de los 1.030 contenedores que están desplegados por toda la provincia.

Faúndez ha explicado que el año pasado se recogieron 1.752 toneladas de vidrio, lo que supone una media de 15 kilos por habitantes y un descenso del 8% menos que en 2019, un descenso que se interpreta no como una falta de concienciación entre la población sino por el descenso en la actividad hostelera por culpa de la pandemia.

El diputado de Medio Ambiente anunció además este martes la instalación de 172 sensores en otros tantos contenedores capaces de detectar que están llenos. Con este nuevo sistema, se pretende evitar viajes innecesarios de los camiones de recogida y que solo acudan a vaciar los contenedores cuando estén repletos de vidrio.

Con respecto a la evolución del reciclado este año, Faúndez ha explicado que se está dejando notar un aumento de la actividad hostelera, lo que está repercutiendo en un aumento en la recogida de vidrio. En agosto, ha subrayado, se recogieron 287 toneladas, lo que supone un 20% más que el año pasado.

El gerente de Ecovidrio Castilla y León, José Carlos Agustina por su parte, anunció la puesta en marcha de una campaña de concienciación en el medio rural y el reparto entre los hosteleros, que son los que recogen casi el 50% del vidrio reciclado, de nuevos cubos contenedores para facilitar su labor.