Reconoce que se extralimitó para evitar que el Interventor solo realizará el 10% del trabajo asignado a su área

El alcalde de Zamora, Francisco Guarido ha salido este martes al paso de las críticas vertidas por el PP en relación a una sentencia en el que la magistrada del Contencioso le acusa de extralimitarse en sus funciones.

Guarido ha reconocido esa extralimitación de funciones pero  también ha señalado que tomó esa decisión para evitar que el Interventor se quedara solo con una carga de trabajo del 10% asignada a su área y que el 90% restantes quedará en manos de la viceinterventora.

La decisión tomada perseguía, ha asegurado, “un reparto equitativo” del trabajo.

Respecto a las acusaciones del PP de que el alcalde acosa a los funcionarios, en concreto, al Interventor del Ayuntamiento de Zamora, Guarido ha señalado que “más bien esa situación es al revés”, algo en lo que estarían de acuerdo la mayor parte de los funcionarios del consistorio.