Destina para este proyecto un presupuesto de más de 650.000 euros

El Ayuntamiento de Zamora lleva a cabo en estos momentos la ejecución de varios proyectos de renovación del alumbrado público en los barrios de San José Obrero y San Lázaro que suponen la sustitución de cerca de trescientas farolas antiguas, en su mayoría de vapor de sodio, con más de treinta años de edad y poca eficiencia energética, por otras de led, con una mayor eficiencia lumínica y bajas emisiones de CO2, lo que se traduce en un ahorro de hasta el 80% en el consumo energético además de una reducción considerable de emisiones a la atmósfera.

La intervención se estructura en varias fases, la primera de las cuales, que afecta al barrio de San José Obrero, incluye la calle carretera de la Hiniesta y otras adyacentes, con un presupuesto de 285.000 euros. Esta misma semana se han iniciado los trabajos de la una nueva fase, que afecta fundamentalmente al bario de San Lázaro, con un presupuesto de 374.000 euros. Y en las próximas semanas comenzarán las obras de una nueva fase que incluye el entorno de la Plaza de Mayo y Nuestra Señora del Tránsito.

-San José Obrero:

El primero de los proyectos se desarrolla en dos fases, aunque de forma simultánea, la primera de las cuales corresponde al centro de mando de la carretera de la Hiniesta, y la segunda a los centros de mando de la calle Alamedilla y el parque del Camino de la Lobata. La intervención en su conjunto incluye la propia calle de la Hiniesta y las de Tábara, Valdeperdices, Losacio, Cruz del Rey Don Sancho, Alamedilla, Lobata, Camino de la Lobata y calle Cierva. En total se renovarán unas 120 luminarias, con 14 nuevos puntos de luz sobre los existentes en la actualidad, la mayor parte de los cuales se instalarán en la calle la Hiniesta, y la reubicación de otros puntos de luz que por estar inmersos en la arboleda impiden un óptimo aprovechamiento lumínico.

-Barrio de San Lázaro:

El proyecto iniciado esta semana corresponde fundamentalmente al barrio de San Lázaro, con el centro de mando en la calle Imperial, y afecta a casi una veintena de calles del barrio, con la sustitución de más de 170 puntos de luz, junto con los trabajos complementario de nuevas canalizaciones y arquetas. En concreto las calles afectadas son las de Albillera, Angeles, Arcos, Bolón, Bosque, Cantabranas, Imperial, Lobata, Manuel Fernández, Parada del Molino, Quebrada, Rinconada, san Antón, Santa Inés, Sol, Valdeperdices, Valorio, Villa, Virgen del Yermo y el paseo de las Vistilla. El proyecto incluye también  la renovación de los proyectores actuales de las pistas de Valorio, situadas junto a los campos de fútbol, donde se renovará también la canalización subterránea y se dotará de un nuevo centro de mando con un dispositivo de control y seguridad.

 

 

 

Estas intervenciones se completarán próximamente con una nueva fase que incluirá otras calles cuyas redes están conectadas al centro de mando de la Plaza de Mayo, cuyas obras está previsto que comiencen a lo largo de la segunda quincena de este mes de abril.

Estos proyectos se suman a los ya ejecutados por el Ayuntamiento en el mismo barrio de San José Obrero, el barrio de San Ramón, las márgenes del Duero, la avenida de la Feria, la calle la Vega o el recientemente adjudicado de la avenida de las Tres Cruces. El objetivo es el de renovar paulatinamente el alumbrado público de la ciudad donde se mantienen todavía las antiguas luminarias, de baja eficiencia energética y más contaminantes, por otras de tecnología led, de mayor intensidad lumínica, con bajo consumo y más respetuosas con el medio ambiente.