Los pistacho estuvieron metidos en el encuentro en la primera parte, pero tras el descanso la victoria se convirtió en imposible

Nueva derrota del Balonmano Zamora, esta vez en su visita al Villa de Aranda. El cuadro burgalés tenía como objetivo volver a acercarse a los puestos de fase de ascenso, mientras que para los pistacho, sacar la cabeza de ahí abajo empieza a ser una obligación.

El partido comenzó igualado, con ambos equipos fuertes en la anotación y con un cuadro zamorano aguerrido, que parecía poner las cosas complicadas en Burgos. Eso sí, hubo un jugador local que se mostró por encima del resto. Peinado fue un absoluto quebradero de cabeza para los de Diego Soto, que aún así, mantuvieron durante muchos minutos una renta salvable de cuatro goles.

Sin embargo, terminó por imponerse la calidad. Los parciales comenzaron a ser amplios y el Balonmano Zamora no tuvo capacidad de reacción. De hecho, la desventaja al descanso pasó a ser de hasta siete goles. En la segunda mitad, los zamoranos lo intentaron, pero en absoluto estuvieron cerca de cambiar las tornas.

Al final, una desventaja de diez goles fue lo que imperó en el electrónico al término del encuentro. 32-22 para el Villa de Aranda que hunde al Balonmano Zamora en el fondo de la tabla una jornada más.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí