El cuadro pistacho fue por delante durante prácticamente todo el duelo, pero cedió al final por un gol

El Balonmano volvió a salir de vacío pero ha dado el primer paso para obrar el milagro: demostrar que le puede competir a cualquiera y que tiene argumentos para anotar y para defender. El rival de enfrente era Guadalajara, club siempre referente y puntero en esta categoría. Y los alcarreños estuvieron a punto de salir de vacío del Ángel Nieto.

El partido siempre fue con marcador a favor de los pistachos, que se mostraron acertados en la meta rival, y también contaron con la presencia de Víctor Doval, que paró todo y más para mantener la ventaja. Porque el Zamora Enamora iba en ventaja ante uno de los grandes, algo que parecía impensable hace unas horas.

La segunda parte trajo una mejoría de Guadalajara que supo reducir distancias ante un Balinmamo Zamora al que le empezaba a costar aguantar el ritmo. Aún así, la ventaja llegó hasta prácticamente el final. El cuadro de Diego Soto estaba ofreciendo una grata imagen y sobre todo, estaba siendo capaz de competir.

Pero un minuto y medio final trágico, con dos errores que quizá pudieron evitarse, supusieron el varapalo. Hasta ese último minuto y medio, el cuadro zamorano estaba por delante. Guadalajara empató y remontó, pero al Zamora Enamora le quedaba un soplo que le sirvió para poner el 23-23. Y en una última jugada macabra, el definitivo 23-24.

El equipo pistacho salió de vacío en cuanto a puntos, pero lleno en cuanto a sensaciones. Por primera vez en mucho tiempo, el Ángel Nieto vibró por algo grande, y ahora tocará refrendarlo para soñar con la permanencia

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí