No pudo seguir el ritmo del cuadro malagueño y se mantiene en una última plaza que parece que no va a abandonar

El Balonmano Zamora no pudo visitar en una visita realmente complicada como era a Málaga. Los pistacho, que llevan descendidos un par de semanas, se reincorporaban a la competición tras un pequeño parón por la Semana Santa, y en el regreso no pudieron sumar.

A pesar de que sí que hubo tramos igualados, la calidad de los locales hizo mella para decidir un choque que, hasta el descanso, dejó opciones a un Balonmano Zamora que solo cedió de tres al tiempo de asueto. Sin embargo, en la segunda parte ya no hubo color. Los zamoranos se diluyeron y los andaluces aprovecharon la situación para cerrar un 32-24.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí