El cuadro pistacho sigue sin dar con la tecla, y vuelve a perder con claridad ante un rival directo

El Balonmano Zamora se hunde. Y lo más preocupante, es que lo hace tras ser incapaz de ganar a rivales directos. En la tarde de hoy, los de Diego Soto tenían la opción de acercarse a la salvación frente al Ibiza, antepenúltimo en la tabla y que llegaba con solo tres puntos de diferencia con respecto a los zamoranos.

Pero ni aún así. Desde los primeros minutos los zamoranos fueron una comparsa defensiva, lo que aprovechó el cuadro isleño para escaparse desde bien temprano en el marcador. Y si en defensa no se estuvo acertado, en ataque las opciones fueron abundantes pero con nulo resultado. El guardameta local se emergió como una muralla infranqueable, y solo la falta de acierto de Ibiza, que en multitud de acciones demostró por qué está abajo, evitó que el duelo estuviese sentenciado al descanso. (15-12).

A pesar del mal partido, la distancia era salvable. Pero tampoco fue capaz el Balonmano Zamora de voltear el marcador. Los ibicencos se mostraron imprecisos con la posesión, sufriendo reiteradas pérdidas que tampoco se tradujeron en goles visitantes. Solo una superioridad permitió a los zamoranos llegar con opciones al tramo final.

Unas opciones que se diluyeron en los últimos minutos. Con igualdad de jugadores, Ibiza volvió a imponer su ley y sentenciar un choque en el que el Balonmano Zamora evidenció que va muy justito para esta categoría. Con solo cuatro puntos en el casillero, aún hay tiempo de reacción, pero cada semana hace más evidente la necesidad de empezar a ganar para no volver a caer a la categoría de bronce.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí